Qué es la malta de la cerveza y qué importancia tiene en la elaboración de esta bebida

Publicado el 25/09/2018
Categoría: Ingredientes

La malta es uno de los ingredientes básicos a la hora de elaborar una cerveza, un grano de cereal que ha pasado previamente por un proceso de malteado. En muchas ocasiones hablamos del proceso de malteado de los cereales para la futura elaboración de la cerveza, aunque los no iniciados no sabrán bien cómo se lleva a cabo este proceso o de dónde se obtiene. Es necesaria en la fabricación dado que las levaduras que actúan en la fermentación necesitan alimentarse de azúcares y éstos no se disolverán si se utiliza el cereal sin maltear, ya que no los expulsará.

La malta más extendida es la de cebada, aunque también se utilizan otros cereales malteados a la hora de elaborar, como pueden ser el trigo, la avena o el centeno. Según se elija un cereal u otro, éste afectará a la espuma, el cuerpo y el sabor de la misma. 

Cómo se obtiene la malta de la cerveza

El proceso de malteado tiene una duración de aproximadamente diez días, y conlleva varias fases. La primera de ellas es dejar el cereal en cuestión a remojo en agua para que éste germine. Cuando comience a germinar, se seca. Esto hace que el germinado se corte y que el cereal expulse enzimas que más tarde convertirán los almidones en azúcares. Tras el secado, se tostará, y dependiendo de cómo se lleve a cabo este proceso se obtendrá una malta más o menos oscura, que aportará características diferentes a la cerveza. Si tenemos en cuenta esta clasificación, pueden dividirse en los siguientes tipos:

  • Maltas básicas
  • Maltas mixtas
  • Maltas crudas
  • Maltas especiales

Aunque la cerveza puede elaborarse con un solo tipo de malta, en general suelen utilizarse más tipos. La mezcla de las diferentes maltas y los tipos utilizados aportarán a la elaboración características concretas, como color (medido en EBC o SRM), aroma y sabor.